domingo

DESILUSION


He estado caminando por esas calles empolvadas, el sabor de tus pasos penetra como eco en mi piel, descubro aquellas palabras que un día escribiste en ese muro, ese te amo con la complicidad de un beso aquella madrugada inolvidable, esa pasión que solo se descubre en el trazo del color, en el estremecimiento que recorre mi cuerpo con solo ver las palabras, a pesar de que el muro no existe, a pesar que nadie más que nosotros puede recordar el sitio exacto donde fueron escritas estas palabras.

Quizás no sea tan importante restaurar el muro, buscar en los terrenos abandonados aquellas piedras que conformaron la cara norte del muro, quién sabe si encontraremos una madrugada tan hermosa como aquella, sería la bendición Dios reencontrarnos justo en ese café donde el viejo trovador secaba las lágrimas de su guitarra.

He tomado el camino de regreso, no puedo creer que ya no exista la mitad de la ciudad, que se perdieran todos esos sueños acumulados en la historia, que no existan voces que rompan la oscuridad de la noche. Es mejor regresar, mi alma tan solo quiere no escuchar el sonido del viento, tus lamentos, tan lejanos como tu escapada de la ciudad años atrás.



1 comentarios:

georgina miguez lima dijo...

leer estos poemas nos conducen al mundo magico del autor... el lenguaje poetico y a la vez conversacional,casi sentimos su voz.Nos conduce al amor en la complicidad de un beso,que se escribe en los muros ,en el recuerdo de aquella madrugada de ternuras y pasion ,pero sentimos que ese amor se va diluyendo en la ciudad,porque es un poema urbano,"ya no existen las voces que rompen la oscuridad de la noche",su alma no quiere escuchar los lamentos,....nos parece escucharlos...que le traen el recuerdo de ese amor anos atras...

Publicar un comentario