lunes

LA RESURRECCION




No va el camino desde el universo hasta la creación en un solo sentido. Nadie lo quiere entender, no podemos buscar en la comodidad las respuestas. Es el secreto para cubrir cada una de nuestras conversaciones con esa túnica del buen gusto o la amistad, porque la amistad real es un buen gusto, una elección que logramos realizar a pesar de la oposición marcada del destino. Es la conocida lucha por la supervivencia. El más fuerte debe triunfar aunque cuando develas la cinta y penetras al real mundo de la creación comprendes que la fuerza radica en la posibilidad y no en la grandeza.

El regreso a la contradicción origina el nacimiento de la imagen, esa explosión de poesía que se abre desde el deseo o el saber. Una posibilidad, tan solo una posibilidad es lo que necesita el espíritu para regresar al universo, para no quedar vagando en la espera de una selección o en la prohibición que impone la fama. Porque el conocimiento del universo sobre tu sensibilidad cierra las puertas del retorno. Hay que evitar las repeticiones, no podemos abrir la misma puerta y evadir nuestros deseos por el solo hecho de intentar lo posible o escapar en un viaje épico por la textura del universo. No hay repeticiones, las imágenes escaparían en una desbandada inusual. No existiría el caos que marca el orden de la versatilidad.

La recuperación de la imagen nace de la conciencia que tomas al pasar la puerta del universo. Llegas desde un nacimiento para que no puedas optar por el conocimiento que ya posees de una vida anterior. No puede existir la amplitud de la imagen, caeríamos en la ruptura, se perderían los diferentes niveles o dimensiones, regresaría el orden y la consabida desaparición del tiempo.

El caos es la esencia: el intercambio de posibilidades entre las dimensiones permite que el conocimiento posea la estabilidad. El camino desigual que rige el caos jamás le permite el regreso al punto de partida, por ello cada vida, cada resurrección nace desde un punto el cual jamás será alcanzado. Existen infinidades de puntos dispersos en el universo y ninguno de ellos demuestra el comienzo desde el conocimiento, todos parten desde la creación. La muerte consolida y sella todos los conocimientos y habilidades. Dejando sellada la puerta al salir porque llegado este instante no hay más puertas ni caminos, una sola puerta no hay retorno, estás parado al centro de ti mismo y descubres que todo terminó. Te despojas de todos tus conocimientos, abres la puerta y estás listo para regresar, solo la posibilidad o el deseo de la creación traerá tu alma de regreso o la dejará vagando a la espera de ser atraída por conjuros o hechizos.

La resurrección es la pérdida de todo contacto con el pasado, porque no hay espacio para los errores. Cada error es una lamentación que destruye al alma. Como la antigua melodía que regresa solo porque quedó escrita en las páginas. Las páginas no llegan al mundo desde la posibilidad sino desde la creación de una creación: son partes “desechables” del alma, partes muy hermosas que nos recuerdan el pasado pero siempre desde otra visión, nunca desde la nuestra, no puede romperse el caos, definitivamente es la solución a la salvación del universo.

Desde la partida de una vida al regreso solo existe una fracción de tiempo para el rompimiento y la nueva partida. No hay exclusividad, solo el aliento será la tarjeta de acceso, no hay equivocaciones, la negación de un nuevo retorno es la apertura de una nueva dimensión, la única que se mantiene entre las diversas dimensiones. Es increíble poder entender todas las posibilidades, divisar el futuro y conocer el pasado, pero no hay presencia. Es la consecuencia, el pago por el honor adquirido, ya no podrá completarse el ciclo y dar inicio al caos, al punto de partida porque no hay escape de esa dimensión, es la salida o la definición a todas las posibilidades y no puede existir el regreso, aunque solo queda la puerta de Dios, el don y la consagración. Porque solo pueden regresar a través de la palabra de otros y no todos podrán tener el derecho a dibujar el rostro perdido en sus ojos y hablar a través de su aliento.

Nunca será sencillo descifrar cada una de las palabras que nacen en la posibilidad, porque una sola palabra posee miles de respuestas. No podemos ver la creación con los ojos de la cotidianidad. Es el asombro o la simpleza, pero nunca estará abierto el caudal para recuperar el conocimiento. No lo podemos perder sería desastroso considerar la restauración del conocimiento, se perderían casi todas las imágenes, no existiría el destino marcado y la resurrección perdería su espacio.
Moriría el caos dando paso a la destrucción del tiempo. Debemos proteger el flujo entre las dimensiones, cuidar de las almas y escribir sobre el universo. Cada cierto tiempo reaparece una nueva dimensión, creando un nuevo nivel de escape.

1 comentarios:

georgina miguez lima dijo...

SUGESTIVO ENSAYO DE CARACTER FILOSOFICO DE LA PLUMA DE UN GRAN ESCRITOR,PENETRAR EN ESTE MUNDO NO RESULTA FACIL,SON CONCEPCIONES FILOSOFICAS Y DE CARACTER ESTETICO,PORQUE SE TRATAN TEMAS COMO EL SURGIMIENTO DE LA IMAGEN , EXPLOSION DE LA POESIA,LA CREACION DEL UNIVERSO,EL CONOCIMIENTO,LA RESURRECCION,EL ESPIRITU,EL ALMA.
EL CAMINO DEL UNIVERSO A LA CREACION NO VA EN EN UN SOLO SENTIDO,LA FUERZA DEBE VENCER,PORQUE PUEDE TRIUNFAR LA POSIBILIDAD SOBRE LA GRANDEZA
LA CONTRADICCION PRODUCE EL NACIMIENTO DE LA IMAGEN Y CON ELLA LA POESIA,HAY QUE ABRIR LAS PUERTAS,UNA POSIBILIDAD AL ESPIRITU PARA LLEGAR AL CONOCIMIENTO DEL UNIVERSO , EVITAR ABRIR LAS MISMAS PUERTAS Y LAS REPETICIONES PERDERIAMOS LAS IMAGENES...
EL CAOS CONDUCE A LA VERSATILIDAD Y AL ORDEN, ES LA ESENCIA,EL PUNTO DE PARTIDA .LA RESURRECCION ES LA PERDIDA DE TODO CONTACTO CON EL PASADO,PORQUE LOS ERRORES DESTRUYEN EL ALMA,EL CAOS ES LA SOLUCION A LA SALVACION DEL UNIVERSO...
LA CREACION NO ES LA COTIDIANIDAD,ES EL ASOMBRO O LA SIMPLEZA,NO PODEMOS PERDERLA,PERDERIAMOS LAS IMAGENES Y LA RESURRECCION PERDERIA SU ESPACIO....

.

Publicar un comentario