sábado

DESPUES DEL TIEMPO





Después del tiempo

un simple gesto que se disuelve

justo en el asombro de la tarde

cuando abrimos el destino

en el minuto exacto en que una palabra

describe tu cuerpo en susurros

en esa infinita expresión

que se derrite en el deseo

porque no eres ese mordisco

en la paleta de nieve

esa condena marcada por el tiempo

porque el tiempo termina

después de ese beso

justo en la delicada hoja

de una flor enamorada

ahí termina el tiempo

ahí nace la eternidad

ese campanario que repica

en tu voz como caricias

porque esa imagen que habita

en mi sueño, en mi cotidianidad

tan rimbombante como el humo

del tabaco prohibido, como el aroma

de ese café que va

robando el deseo

en cada esquina


Después del tiempo

una sola palabra para atraerte

desde tu altar de tatuajes

inolvidables

desde ese recuerdo

que alimenta el paso

de esas nubes misteriosas

que solo se marchan

a ese regreso entre antorchas

con esa melodía abriendo

aquellas puertas escondidas


Después del tiempo

el misterio,

la eternidad de no tenerte

entre mis brazos y besarte

el sabor de tu cuerpo

que habita en mi boca

los próximos versos

que serán escritos

para borrar nuestras huellas

de la eternidad

porque somos parte

de esta ciudad

de sus historias desconocidas

de esas conversaciones

que nadie recuerda

y no podemos romper

el hechizo de encontrarnos

en esa esquina

por eso debemos regresar

de la eternidad, de esos besos

y caminar, cada quien en su calle

con esas rosas que iluminan

el rostro de una caricia

y quedarnos en ese recuerdo

hasta nuestra siguiente cita

quién sabe cuando

y no importa

porque el tiempo regresa

la eternidad se marcha

mientras que un beso

comienza a escribir

los primeros pasos

de un nuevo encuentro.


2 comentarios:

Darilea dijo...

Te felicito por este poema, es bellísimo aflora sentimientos y te hace formar parte de esa letanía que otorgamos a los recuerdos

georgina miguez lima dijo...

Tú le das el aroma , la luz y el color a todo lo que tocas con tu maravillosa voz de gran poeta.
Me pierdo en en ese poema de la cotidianidad donde esas pequeñas cosas, cómo diría Joan Manuel Serrat, salen dotadas del aliento divino, ese toque hechicero de tus palabras que encierran el embrujo del amor, poder que sólo tienen los grandes creadores de transformar la realidad y devolvernosla convertida en poesía...en amor….gracias y felicidades

Publicar un comentario